A estúpidos ladrones se les quema el botín de $1.5 millones

Todo iba de maravilla.  Los torpes ladrones habían ya sometido al guardia de seguridad y lo encerraron en el sótano de las oficinas de la Sedesol de la Colonia del Valle.  Ahí estaban ellos solos  y el cajero automático de Bancomer.  Nada debía fallarles, pero…  ¿Qué creen?  Encendieron el soplete y empezaron a fundir la cerradura de la máquina.  La flama entró antes que ellos y los billetes ardieron en fuego.  El botín se le quemó en sus narices;  Los billetes que sumaban los 1.5 millones de pesos quedaron parcialmente hechos cenizas y todo porque se le pasó “el calor”.

Los estúpidos ladrones no quisieron irse con las manos vacías, así que saquearon las oficinas gubernamentales, se llevaron objetos y computadoras y  huyeron con un mermado botín.

Eso no fue todo, días después, tres de los raterillos fueron atrapados 19 días después pero en otro atraco (el 4 de mayo).   Los tres inculpados llevan por nombre Jesús Huitrón, Juan García y Blanca Arreguín.

Deja tu comentario