Abuela, de 103 años, se va de parranda con su nieto y se tatúa

La maravillosa historia de la abuela Evelyn ocurrió en la ciudad del pecado: Las Vegas.

Evelyn, de 103 años, se fue de juerga con su nieto, la llevó a Las Vegas, apostó en los casinos, perdió, ganó, se fue con el tatuador Michael Clinard (quien compartió esta historia) y se grabó un corazón en el brazo derecho.

La abuela remató su mágica noche con una cena, pidió su plato favorito: cangrejo.

¿Crisis de los 40? ¡Por favor!

Fuente: Dailymail

Notas relacionadas:
abuela de 103 años tatua corazon brazo

Deja tu comentario