Abuelita de 91 años es olvidada dentro de una bóveda bancaria

A los del banco se le olvidó que la abuelita estaba en la bóveda y la encerraron.

Germaine de 91 años tenía cita el sábado a las 11.30 en el banco BNP-Paribas de Paris para acceder a su caja fuerte. Los empleados la dejaron sola como marca el procedimiento, pero la dejaron tan sola que se les olvidó.

El hijo de Germaine al ver que no llegaba la buscó como loco en los lugares que frecuenta. Los de banco estaban recelosos. ¿Abrir el banco? pues si, accedieron y la sorpresa fue que ahí estaba la abuelita.

23 horas duró su encierro. Si el banco hubiera rechazado la petición del hijo, Germaine hubiera pasado todo el fin de semana encerrada sin comer, sin agua y sin luz.

Los responsables de la agencia encontraron a la anciana de buenas y en buen estado físico y mental. No se quejó, ni culpó a nadie, simplemente dijo tener sed.

Foto con fines ilustrativos
Foto con fines ilustrativos

Deja tu comentario