Helados fluorescentes: un invento novedoso, pero estúpidamente caro

220 dólares cuesta la bola de helado y es que parte de los ingredientes del helado fluorescente son proteínas sintetizadas de medusas.

La creación es del británico Charlie Francis, dueño de la heladería Lick Me I’m Delicious.  Francis dice que el brillo aumenta con cada lámida.

“La proteína que usamos en el helado reacciona con tu lengua en PH neutral; cuando tu boca calienta la proteína, eleva su nivel de PH y produce el brillo“, explicó Francis a British Entrepreneur.

Evidentemente, el precio hace al helado comercialmente incosteable, pero no falta el loco, dispuesto a pagar 220 dólares por una bola de nieve.

helado fluorescente

Deja tu comentario