La desgracia de llamarse Mamerto

¿En qué habrán pensado sus padres cuando lo bautizaron con el nombre de Mamerto?

Mamerto ha cargado con la cruz de su nombre.  En la escuela primaria fue blanco de todas las burlas (ahora llamado bullying) y ha sido víctima de su nombre toda la vida.  También, y por suerte, Mamerto tiene una gran autoestima, se convirtió en político: de todo habla y opina, menos de su infortunado nombre.

Mamerto tiene una connotación desagradable en México:  mamón, payaso, pesado, creído…  En Argentina quien sabe, pero hubo un santo que llevaba el Mamerto por nombre (San Mamerto de Vienne).  El Registro Civil de Tabasco tiene registrado cuando menos 40 Mamertos.

El Almanaque es la desgracia de cientos de mexicanos.  En Chiapas la gente tiene la costumbre de bautizar a sus niños con algún nombre que aparece el día del nacimiento.  Y por eso hay nombres como Mercenario, Elvis, Franciscano, Hitler (aunque no lo crea), Proximina.     Incluso,(y el colmo) conocí a un chico con el nombre de Almanaque.

Los nombres raros están de moda, podemos penar que están “cool”, “in”, que son originales, pero no olvide que un nombre es para toda la vida.

Nota:  Los mamertos celebran su santo el día 11 de mayo.

Deja tu comentario