Los XV de Rubí y la Sociedad del absurdo

“La fiesta de Rubí “tomó dimensiones escandalosas… Estamos ante un riesgo gigantesco de empezar a caer en la sociedad del absurdo por dar tanta trascendencia a algo que francamente no es un tema de importancia”, dice la experta en opinión pública Mercedes Poiré, directora institucional del Centro de Opinión Pública de la Universidad Del Valle de México.

La legión de idiotas (bautizada por Umberto Eco) se divirtió por semanas, entre burlas y un sano cotorreo, al grado que 1.3 millones de personas habían confirmado su asistencia, al final solo 10 mil personas llegaron al afiesta  que eran de todos modos un chingo para la ranchería de Villa Guadalupe, SLP, poblado que cuenta con casi el mismo número de pobladores.

Las Redes Sociales viralizaron la invitación inocente de una fiesta de pueblo, pero los medios de comunicación se encargaron de hacer un circo alrededor de ella.

Tv Azteca y Televisa hicieron A Rubi Ibarra la hicieron celebridad tanto que le ofrecieron convertirse en estrella y actriz de telenovelas.
Cantantes prometieron ir a cantar, artistas se colgaron de la fiesta para hacerse fama, políticos debrayaron en el ridículo para aprovechar la coyuntura, hasta el alcalde “que roba poquito” le regaló un auto.

La decenas de periodistas se comportaron como auténticos buitres, abrumaban, jodían, empujaban, se colaban a la primera fila. “Respeten, por favor. No sean groseros, medios, mi sobrina está nervioso”, gritó un tío a esa jauría de periodistas que no tiene límites. La mamá de Rubí, Elda García, ya desesperada arremetió: “entiende más un animal que personas de la prensa”.

Los medios internacionales se sumaron al absurdo, pero acabaron por consignar la muerte del jinete que participó en la Chiva. El hombre estaba borracho, pero el verdadero culpable fue la gente, que se pasó de la raya, invadió los carriles de los caballos, todos querían su foto, su selfie, y tan estúpido el comportamiento que un par de autoinvitados fueron atropellados por los equinos.

En fin, el día 28 de diciembre del 2016, los medios callaron, Rubí murió para los medios como tantas Ladys y Lords que nacen, tienen su minuto de fama y mueren, y el resto de la comunidad de la redes sociales espera pacientemente tras el teclado el nacimiento de un nuevo fenómeno mediático o que Rubí se case.

Deja tu comentario