Murió tras trabajar 30 horas continuas. Abusaba de las bebidas energéticas

La joven indonesa, Mita Diran, de 24 años colapsó después de 30 horas de trabajo consecutivas. Sus maratónicas jornadas siempre las publicaba en Twitter como si fueran proezas.

Las últimas palabras de la chica fueron: “30 horas de trabajo y todavía me mantengo fuerte”

La joven solía doblar turnos en la agencia de publicidad donde trabajaba y acompañaba sus jornadas con bebidas energéticas: la
kratingdaeng (nombre de la versión tailandesa de Red Bull).

La trabajadora compulsiva pasó una horas en coma antes de morir.

La historia de Mita trascendió porque usaba Twitter para alardear sobre sus largas jornadas de trabajo: “Esta noche tengo las llaves de la oficina por octavo día consecutivo. Todavía estoy aquí. No tengo vida. Por favor, que alguien me lleve a tomar unas copas”. O también: “Una semana entera de volver a casa de la oficina pasadas las 2 de la madrugada. Señoras y señores, creo que he batido el record”. Incluso: “En casa antes de medianoche, después de tres semanas agotadoras. Misión cumplida”.

Tras la muerte de la joven, la filial indonesia de Y&R daba un comunicado expresando sus condolencias y cerraba las oficinas durante un día en señal de luto. ¡Demasiado tarde!

Fuente: DailyMail
Trabajo 30 horas sin dormir

Deja tu comentario