El perrito Jacinto espera entre los escombros a su dueño

Jacinto no se mueve. Los rescatistas lo retiran por momentos para trabajar en los escombros de su viejo hogar, pero él regresa, no quiere irse, espera a su amo.

Sin embargo, el dueño de Jacinto quien tenía 97 años murió sepultado en las ruinas de la casa de adobe ubicada en Atzitzihuacán, Puebla. Y el can al igual que el famoso perro japonés Hachiko que murió esperando años en el mismo lugar en la espera de su dueño volviera.

“Por más que lo movíamos para seguir retirando los escombros, regresaba y reposaba justo en el lugar donde su amo de 97 años de edad perdió la vida. Esta es la muestra más grande de amor y fidelidad de un perro a su amo fallecido”, cuenta el vecino de nombre Manuel Rivera.

El terremoto del 19 de septiembre del 2017 nos ha enseñado historias maravillosas de la relación que existe entre hombres y perros, y siendo más específicos, con las mascotas.

Deja tu comentario